amaron que se duerme, se lo lleva la corriente

Camarón que se duerme, se lo lleva la corriente

«Camarón que se duerme, se lo lleva la corriente» es una de las frases que mi abuela me repite de vez en cuando. Y creo que, dada las circunstancias, está de total actualidad.

Y es que vivimos tiempos convulsos, inciertos y de «falsa pausa». Parece que desde que se decretó el Estado de Alarma, el tiempo se paró para muchos, sin embargo, el tiempo sigue pasando y no entiende ni de Estados de Alarma, ni de pandemias, ni de desempleo…

Esa sensación de «falsa pausa» creo que es algo que, en mayor o menor medida, todos hemos sentido. Sentir que el tiempo se paraba, que estábamos en un paréntesis en el que todo se pausaba, como si pudiéramos parar la vida y el reloj a nuestro antojo…

Camarón que se duerme, se lo lleva la corriente

Según el Centro Virtual Cervantes, este refrán «critica la poca diligencia de alguien, que ha de cargar con las consecuencias, principalmente para él», es decir, si ante un hecho, lo dejamos pasar y no hacemos nada, lo más probable es que luego tenga consecuencias para nosotros.

Siguiendo con el ejemplo que ponen en el Centro Virtual Cervantes:

«Una madre le dice a su hija adolescente, que lleva unas semanas sin estudiar: “Camarón que se duerme, se lo lleva la corriente». El ejemplo habla de cuando una madre advierte a su hija que tiene que estudiar porque luego llegará el verano y en vez de poder disfrutarlo, tendrá que estudiar y recuperar lo no estudiado.

¿Y cómo podemos aplicar esto a nuestra vida? Es normal, que ante un hecho como el que estamos viviendo, nos sintamos sin muchas ganas de nada, faltos de motivación y con pocas esperanzas en nuestra carrera laboral. Y tenemos todo el derecho del mundo a tomarnos el tiempo que necesitemos.

Cada uno tiene un ritmo, unas necesidades y una forma de afrontar las cosas. Y una forma de hacerlo no es mejor que otra. No podemos (no debemos) compararnos con nadie. Cada uno tenemos nuestro ritmo y no pasa nada por parar o por no poder seguir durante un tiempo.

Eso sí,  y de lo que quería hablar a raíz de este refrán, es que tampoco podemos dormirnos y esperar que las cosas por sí solas se vayan a solucionar.  Si queremos salir de una situación: laboral, personal…debemos hacer algo para ello.

Por eso, creo que el refrán «Camarón que se duerme, se lo lleva la corriente» nos va como anillo al dedo a todos los que hemos visto como la pandemia ha cambiado nuestra vida (¿a quién no le ha cambiado?), y creo que debemos hacer algo para intentar cambiar las cosas y/o mejorarla un poco.

No podemos seguir esperando a que alguien tome decisiones sobre nosotros, ni dejar todo al libre albedrío. Si seguimos esperando «a ver qué sucede»,»¡ya veremos en septiembre!», «a ver qué deciden hacer los jefes», puede que cuando queramos despertar, ya sea algo tarde, y nos sea mucho más difícil remontar.

Así que si sientes que estás en esa situación de «falsa pausa», puede que haya llegado el momento de comenzar a moverte. Paso a paso, con tus tiempos, pero sin dejar que tu vida se vea condicionada por las decisiones de los demás, sin dejar que el tiempo pase sin más.

P.D: cada uno tenemos nuestros tiempos, circunstancias y motivaciones. Sé que es muy fácil decirlo por aquí pero hacerlo ya es otra cosa (mariposa). Puede que, en el camino, te preguntes miles de veces, si todo lo que estás haciendo merecerá la pena, pero si no lo intentas, nunca lo sabrás; y todo lo que hagamos nos acabará sirviendo, de una u otra forma.

Publicado en reflexiones y etiquetado , , , .

Deja una respuesta